jueves, 6 de mayo de 2010

Administrar la Angustia por las Inundaciones Mediante la Construcción de la Resiliencia

Los informes sobre niveles récord de las avenidas, la inundación de pueblos, o las noticias del agua rompiendo las barreras de sacos de arena o diques, son suficientes para crear la tensión y la ansiedad para cualquiera de los que viven o trabajan cerca. La anticipación de la destrucción creada por las inundaciones, pueden evocar sentimientos de preocupación, miedo, ira o incertidumbre.

Pero se pueden tomar medidas para reducir las emociones estresantes, enmedio del caos por las inundaciones, relacionadas con el fortalecimiento de la capacidad de recuperación. La Resiliencia es el proceso de adaptación en el tiempo para afrontar la adversidad, trauma, tragedia, amenazas u otras fuentes de estrés. Al fortalecer la capacidad de recuperación, se es más capaz de perseverar a través de los desafíos planteados por la inundación de nuestra casa o comunidad.

Se puede aumentar la resiliencia emocional y fortalecer el sentido de control durante esos difíciles momentos mediante los siguientes consejos:

No aislarse, sino relacionarse.
La relación con los miembros cercanos de la familia, amigos y vecinos puede ser una fuente de fortaleza y apoyo, descubriendo que no se está solo y aprendiendo de experiencias ajenas, podemos sentir una sensación de alivio.
Ayudar a los demás le puede dar una sensación de logro y la autoestima.

Evite ver las crisis como obstáculos insuperables.
No se puede detener el agua de la inundación, pero sí cambiar la forma de interpretar y responder a ellas. Trate de ver más allá de la crisis actual a la forma en el futuro las circunstancias pueden ser un poco mejor.

Deje un tiempo de escuchar las noticias.
Ver repeticiones de secuencias de inundación puede aumentar su angustia. A menudo, los medios presentan lo peor de situaciones para ganar audiencia, aunque no sea representativo.

Acepte que el cambio es parte de la vida.
Algunas metas personales o familiares ya no puede alcanzarse debido a la inundación. Aceptar las circunstancias que no se pueden cambiar puede ayudar a concentrarse en las circunstancias que puede cambiar.

Céntrese en sus metas.
Desarrollar metas realistas. Hacer algo regularmente - aunque parece un logro pequeño - permite avanzar hacia las metas.
En lugar de concentrarse en tareas que parecen inalcanzables, pregúntate:
"¿Qué cosa sé que puedo lograr hoy, y me ayuda a moverme en la dirección correcta?"

Tomar acciones decisivas.
Enlugar de apartarse por completo de los problemas y tensiones y desear que desaparezcan, aunque las inundaciones puedan arrancar de raíz a la gente de sus rutinas normales, hay que establecer nuevas rutinas tan pronto como se pueda, pues la inundación y la limpieza han terminado.

Buscar oportunidades para el auto-descubrimiento.
Las personas a menudo aprendemos algo sobre nosotros mismos y crecer en algunos aspectos personales, como resultado de la lucha contra la adversidad. Muchas personas que han experimentado tragedias y penurias han desarrollado después mejores relaciones, mayor sensación de fuerza, aumento de la sensación de valía personal, una espiritualidad más desarrollada, y aprecio por la vida.

Cultivar una visión positiva de sí mismo.
Hay que perseverar a través de circunstancias difíciles. Eso es un logro. El desarrollo de la confianza en la habilidad para resolver problemas y confiar en sus instintos, ayuda a construir la resiliencia.

Mantener los problemas en perspectiva.
Incluso cuando la perspectiva de inundación y sus desastres sean grandes, hay que considerar estas circunstancias estresantes en un contexto más amplio y una perspectiva a largo plazo. Si en el pasado se han superado dificultades abrumadoras hay que aprovechar las habilidades para superar con éxito los retos actuales.

Mantener una actitud de esperanza.
Una visión optimista permite esperar que ocurran cosas buenas en la vida: Hay que visualizar lo que se quiere, en lugar de preocuparse por lo que teme.

Cuidarse.
Participar en conductas saludables que mejoran la capacidad para sobrellevar el estrés excesivo. Paciencia en medio del caos, descanso y dieta sana. Evitar el alcohol y las drogas, ya que pueden aumentar los sentimientos de tristeza o angustia y obstaculizan el progreso en la gestión óptima de las circunstancias.

Para muchas personas, las estrategias descritas, pueden ser suficientes para superar la crisis actual. A veces, sin embargo, una persona puede tener alguna dificultad o dificultad en el manejo reacciones intensas, por lo que es importante obtener ayuda profesional .

La perseverancia y la confianza en la capacidad de superación diaria siguiendo estos consejos, serán útiles.

Fuente: Richard A. Heaps, PhD, ABPP y Suzan M. Stafford, EdD de la APA (American Psychological Association)

5 comentarios:

Machacando las Almendras dijo...

Innopolis, tu crees que alguien en algún rincón de España, de los que tienen responsabilidad se habrá ocurrido tomar los niveles hasta lo que ha llegado el agua para:

1) Estudiar el motivo.

2) Para no declarar zonas urbanizables que aquellas que estén muy por debajo de esa cotas.


En fin lo que vivimos no es cuestión de ideología en amplia abanicos de problemas sino del sentido común, de haber abandonado el horizonte por el trabajo bien realizado, la pasión por lo detalles, el perfeccionismo como acumulación de la experiencia de la vida de las personas, que nos sucedemos generación, tras generación.

Un saludo.

innopolis dijo...

Hola J.Fº:
Poco a poco, hemos ido tratanto y trataremos esos temas.
En España no hay planificación, así en términos generales.
Hasta hace poco, por ley, existían oficinas de planificación, en los departamentos técnicos de la administración.
Al politizarse todo absolutamente, he conocido cómo se han desmantelado estas oficinas, amortizando plazas para crear complementos "a dedo" que han ido formando otra de las burbujas: la administrativa, que tiene un post en este blog.
Se gestiona para el año-dos años máximo, por lo que no se acometen planes a largo plazo, salvo en el Estado, (Carreteras, Depuración...)
En estos casos de inundaciones, se actúa a posteriori, cuando con los fondos por indemnizaciones, se podrían acometer grandes obras y generar empleo. Piensa que con el dinero por indemnizaciones que pagan las compañías en el levante español, se podrían pagar las obras que evitarían esos daños, y acometer un plan nacional de construcción de "minipresas", que acumularían agua, sin impacto, y evitarían las avenidas.
Lo que ocurre es que al final lo pagamos entre todos sin darnos cuenta, con los seguros, como en tráfico.
Cuando hay inundaciones sí que se hacen estudios, pero se deberían hacer antes, en cada río, en cada badén inundable. Así, con un nivel de lluvia estimado, se sabría el nivel del río, e incluso se podría señalizar la carretera, o diseñar una señal, que como en los aforos, al subir el agua, se accionaría mecánicamente.
También, con los estudios que mencionas, se podría crear una base de datos para los GPS, y ante un nivel de lluvia, en pantalla verías dónde no debes transitar, etc.
Como ves, no hay límites más que en las mentes de quienes llevan las riendas, pero para eso están los ciudadanos.
Mira en Madrid, la candidatura que ha surgido de las bases del PSOE, la de Angel Gimeno (mira blog angelgimenoforpresidentecomunidaddemadrid.com), que propone un gran plan para salir de la crisis, basado en el sacrificio colectivo, en la promoción de las personas competentes, etc, un plan de salvación nacional que es lo único que nos puede salvar.
Los motivos de las catástrofes, los motivos de hacer las cosas mal hechas, se saben, pero quien se atreve a mencionarlo, simplemente se condena al ostracismo. No entras en el cupo de reparto de las plazas a dedo ¿comprendes?, te estancas profesionalmente para que asciendan los correivediles, los chivatillos... en fin esa fauna tan española.
Recibe un abrazo y gracias por tus comentarios.

Nieves dijo...

Gracias innopolis.... sí ciertamente me ha sentado muy bien leer este post.

Pero estoy completamente sola y ... cada vez son más las puertas cerradas... y total... para conseguir NADA.

Saludos y abrazos. Nieves.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Innopolis:

Yo pondría otra cláusula a ese código, la de abstenerse de poner la cartera en manos de ludópatas. No sólo a nivel individual, sino como nación. Pues nuestros recursos se están dejando en manos de gentes enganchadas a la bolsa que es la gran máquina tragaperras del siglo XXI. Estamos en manos de personan que están para estar en un psiquiátrico curándose de sus ludopatías varias.

Para llegar a esa situación de relagamiento que generan las sugerencias que recoges en tu bitácora es primero poner bajo candado a todos aquellos especuladores que nos tienen soliviantados. Fíjate en lo que ha escrito nuestro Santi Benítez, dice que estamos ante los preliminares de la tercera guerra mundial.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Nota: Te espero en mi bitácora. He subido una reflexión, más bien oficio dirigido a un Jefe de Mérida, para que me ofrezcas tu punto de vista.

Otro abrazote amigo.

rasputín dijo...

¿Recuerdas, amigo, un día debatiendo sobre una solución coherente y barata al problema perenne de los incendios forestales que cada verano asolan nuestra geografía?.
Pues, en esto, como en lo que comentas, como en todo, como decía mi abuela, que no nos acordamos de santa Bárbara hasta que truena.
En los miles de reinos de Taifas en los que se ha convertido este país norteafricano sucede como en el reinado de Felipe II, que hasta que no llega no nos acordamos, y cuando llegue ya le dará el cacique de turno la solución que más venda con el photoshop más adecuado.
Abrazos, compañero.