miércoles, 16 de junio de 2010

En la Plaza de Mi Pueblo...


Tras una pausa necesaria, por ocupaciones personales y profesionales, quiero dejar una reflexión, sobre la actualidad, hoy ocupada por la reforma laboral. Es sencilla, y todavía, aunque no sabemos por cuanto tiempo, se mantiene lo más preciado e importante en nuestros pueblos: la paz social.

En la plaza de mi pueblo, dijo el amo al jornalero:

con dinero (antes) y sin dinero (ahora),
hago siempre lo que quiero..."

Los que tenemos memoria histórica de 80 años, sabemos que vivimos patas arriba, el mundo al revés, y el reloj anda hacia atrás, volvemos al 1936, estamos ya de hecho en 1936 y 18 de Julio son todos los días:

La guerra inminente vendrá por la desigual lucha entre los que ocupan el poder, con intereses internacionales, o internacionalizados, y la gran masa en harapos que crece como bola de nieve.
Las armas, en cada época, son las que más duelen, antes las bombas, ahora el recorte de derechos y salarios.
Pero siempre vienen de la gran potencia preponderante internacional, ahora difusa y globalizada, y las consecuencias las mismas: hambre, desesperación, derrumbe moral...

Nunca ha habido verdadera democracia en el mundo. Cuando se ha estado cerca de conseguirlo, cuando se está cerca de que la mayoría ciudadana se exprese y puede cambiar y equilibrar las desigualdades, ocurre una gran crisis internacional que pone las cosas en su sitio (1936, 1973, 1974...). Ahora que estábamos cerca, con internet, educación, sanidad, infraestructuras, energía renovable, menos dictaduras militares, que resultan anacrónicas...

Y después de la batalla, los desheredados, los desgraciados, los lisiados físicos y morales, los huérfanos, con su sudor y su sangre, deben trabajar y ayudar a aquellas potencias extranjeras que les acarrearon el hambre y la muerte.

Ahora, como en el 36, la historia se repetirá. Pensad que todavía hay supervivientes de aquello, y las grandes compañías multinacionales que nos cautivaron con los deslumbrantes consumibles del capital, coches, televisores... son las mismas que fabricaron las armas en el 36, con mano de obra esclava, por lo que todavían pagan indemnizaciones a los supervivientes.

la historia se repite, como en la plaza de mi pueblo, pero se equivocaron nuestros abuelos, no nacimos con el puño levantado, sino con los brazos caídos, cansados y aburridos.

saludos amigos, estas historias, tristes historias de España, son el alma de los pueblos, y alimentan también el espíritu de este blog, entre otras cosas, porque su autor es hijo y nieto de estas crisis, con la desgracia de haber nacido con ese defecto de nacimiento que es la conciencia y la memoria histórica, la de verdad, la no oficialista.

9 comentarios:

ElSrM dijo...

Increíble fotografía: ¡qué fuerza demuestra el equino!

Saludos, Dº Innopolis.

Helios dijo...

Amigo Innópolis la diferencia con lo que ocurrió hace casi un siglo ya, es que ahora historia la podemos escribir nosotros y sucederá lo que nos merezcamos, ni más ni menos.

Ahora tenemos las “armas” para hacer políticas solventes o, por el contrario, seguir permitiendo que a una baraja de gobernantes incompetentes –los del gobierno central- les dicten lo que han de hacer desde las empresas y grupos financieros transnacionales.

Es hora de levantarse pacíficamente y pacíficamente tomar el poder.

El poder, l responsabilidad, ha de recaer en personas que cumplan el ABC del socialismo democrático:

-Demócratas.
-Cualificados.
-Con objetivos precisos para la sociedad.
-Sólo movidos por el interés general.

¿A qué es poco?

Pues vamos allá.

Saludos amigo.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo:

Hoy digo en mi bitácora que la iniciativa "esto lo arreglamos con 40 diputados de IU-ICV" surge de los excluidos.

Como diría Ortega, "Toda realidad ignorada reclama su venganza".

Hemos de empezar a organizar la respuesta.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Nicolás dijo...

Mientras no acabemos en la paz de los cementerios...

innópolis dijo...

Hombre Nicolás, acabaremos allí, pero a su tiempo, je je.
Y date cuenta que ahora supone un alivio, porque si la crisis durase 100 años, y nos la tuviéramos que tragar...
Al final, no habrá mal que por bien no venga.

Ahora en serio: se echa en falta un plan anti-estallido de la burbuja, debate de cómo será la vida después de estos años... nuevas relaciones laborales, económicas, nueva logística de transporte, de energía...

Sería una época apasionante,
de renacer,
si no fuera por estos dirigentes ciegos de poder,
descarados y farsantes,
nosotros siempre adelante.

ElSrM dijo...

A.t.t. Innopolis: Por plan "anti-estallido de la burbuja" entiendo uno que trate de corregir el daño causado por la burbuja.

Pero si fuese uno destinado a que las burbujas no estallaran entonces debería discrepar. Una burbuja de precios es una importante distorsión en el mercado que se caracteriza porque se le asigna un precio irreal a los activos. Un precio mucho más elevado —también puede suceder al revés—.

Lo que interesa en realidad es que no se produzca una burbuja y, si se produce, estallarla cuanto antes. Mientras antes se corrija el error en las valoraciones menos gente será perjudicada y por menos dinero. Al final siempre estallan y si lo alargamos sólo estaríamos empeorándolo todo.

Un cordial saludo,

innopolis dijo...

Así es, y coincido contigo ElSrM, y ten en cuenta que hay más burbujas que la inmobiliaria, y se han tratado en este blog: la administrativa, y la de gestión de servicios públicos, que darán la puntilla.

Pero no se habla de ello por intereses de poder, y por la ignorancia de la gran mayoría.
y lo primero, sería pedir la dimisión de los que contribuyeron a hinchar la burbuja, y mintieron descaradamente, o es que eran descaradamente ignorantes, o todo a la vez.
saludos

rasputín dijo...

Innopolis, creo que la población ha aprendido mucho sobre burbujas como para no pasar factura cuando llegue el momento.
Por otra parte, pienso que la gente no quiere ya más guerras; en primer lugar, porque a la mayoría de los españoles les faltan co-ones para luchar; prefieren callar y otorgar, como antes y como siempre; por otra parte, porque a los herederos del franquismo les va muy bien en las poltronas, por lo que no quieren que nadie turbe su plácida existencia, mucho menos ahora que están liados con los preparativos de la fiesta nacional del día 18.
PORQUE SON LOS MISMOS, NO LO DUDEIS NI UN MOMENTO.
Salud y libertad.

Anónimo dijo...

Has completado unos buenos puntos allí. Hice una búsqueda sobre el tema y encontró la mayoría de las personas tendrán la misma opinión con su blog.