martes, 29 de septiembre de 2009

Introducción al Traffic Calming, reduciendo la velocidad y el volumen del tráfico.


Las medidas para reducir el impacto nocivo del tráfico en la calle, o en la vida de sus usuarios, comienza como movimiento ciudadano en la ciudad holandesa de Delft (1960), con el deseo de convertir las calles en una especie de patios habitables. Continuó su desarrollo en Europa (finales de los 70) con las “calles lentas”, cuya velocidad de circulación se limitaba a 30 km/h , para continuar aplicando sus principios a autopistas interurbanas entre ciudades danesas y alemanas en los 80, década en la que se expande su tratamiento a las calles en amplios programas urbanos, principalmente en Alemania y Francia. Paralelamente, también se desarrolló en EEUU.

Las medidas pueden aplicarse para cortar el tráfico en algunas zonas comerciales, o residenciales, desviarlo, y ralentizar la velocidad de los vehículos para recuperar la calle como zona comercial, de paseo, de relax, meditación... etc.

Existen una variedad de medidas que deben ser estudiadas con detenimiento, según los objetivos a alcanzar, las costumbres del lugar y la zona de aplicación tales como la compatibilidad de usos y convivencia, seguridad vial, a través de la reducción de velocidad, que conlleva la disminución de la intensidad del tráfico como efecto asociado.


Se trata de medidas físicas, que obligan a reducir la velocidad, tales como la extendida glorieta, estrechamiento del carril de circulación, desviaciones en horizontal, pasos de peatones resaltados, bandas reductoras de velocidad, isletas, como el efecto psicológico de la percepción que causa en el conductor determinadas medidas que modifican la perspectiva o paisaje de la calle, como las plantaciones en la mediana y aceras, mobiliario urbano, firmes rugosos o adoquinados, o la simple disposición del aparcamiento en batería, donde la posibilidad de incorporación repentina y marcha atrás, crea temor en el conductor, por lo que le induce a reducir la velocidad instintivamente.

Según un estudio de la Asociación Española de la Carretera llevado a cabo en las pistas del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), con reductores de 3,5 y 7 cm de altura cada uno, y varios vehículos y velocidades a experimentar, entre 20 y 60 km/h,
se concluye que estos reductores son peligrosos para los servicios de emergencia, además de para las motocicletas y ciclomotores, por la pérdida de control producida.

El resultado anterior, indica que las medidas, efectivas en calles con circulaciones lentas, tipo “Zona 30”, pueden resultar peligrosas y molestas si se instalan sin criterio en vías de más velocidad, sin un proyecto racional que contemple todos los factores , para que su efecto sea el perseguido.
En España, estas medidas se han puesto en marcha en los últimos años, sobretodo en zonas de cascos históricos, compatibilizando el disfrute de la actividad turística y comercial, con la accesibilidad de los residentes. El resultado en la accidentalidad de las zonas donde se implantan estas medidas, es que se llegan a reducir los accidentes a casi la mitad.































11 comentarios:

Helios dijo...

Innopolis, circular por nuestros pueblos y ciudades sin un todo terreno que te permita escalar esas montañas que colocan, sin criterio, algunos alcaldes, es una odisea que pone a la misma altura al conductor respetuoso que al delincuente.

Sigo con mi pregunta ¿esos baches irracionales se colocan también en Alemania, Francia, Suecia, etc.?

Saludos

innopolis dijo...

Pues yo no los he visto Helios. Ni siquiera esos pasos sobreelevados sin respetar la normativa de diseño.
Sí mucho las glorietas o rotondas, y las isletas ajardinadas, o con jardineras. En mis indagaciones en internet sí que he observado la tendencia en EEUU y se refiere más a los estrechamientos de carriles, o ese diseño de cruce que aparece en la foto, que obliga a reducir para tomar la curva. Sí se observan los pasos de peatones elevados, pero con un diseño tal que a la velocidad permitida no ocasiona incomodidad que te despegue del asiento, que es la cuestión que puede perjudicar a los equipos de emergencia. ¿te imaginas ir en una ambulancia, con todo el aparataje, y verte sometido a esos vaivenes? espero que no lo sintamos nunca.
Por otra parte, he de decirte que el problema español se debe también a que la policía se relaja en la aplicación de la norma, en sancionar, porque el organo sancionador no actúa con la tramitación de la denuncia como debiera, y creo que entenderás a qué me refiero.

feluky dijo...

Bueno lo de los guardias tumbaos, es una barbaridad. Ya se que reducirán el riesgo de accidentes. Pero es una forma de que paguemos justo por pecadores.
Como hay gente que va como loca, ZAS una montaña en mitad de la calle, que si no metes primera, te puede partir el coche por el medio.
NO ME GUSTAN NADA.

Abrazos.

innopolis dijo...

Cuando se empezaron a colocar en algunas ciudades feluky, al llegar el vecino con el coche al taller para ver qué le pasaba a la suspensión, los mecánicos adivinaban dónde vivían, porque los vecinos del barrio acudían.
Hay otros métodos expuestos para reducir: los pasos sobreelevados, si se ejecutan bien y conforme a la normativa no deben causar daños. Pero hay otra medida, que es el estrechamiento de la calzada, anulando los aparcamientos junto a los pasos de peatones, que además de dotar de visibilidad al peatón que cruza, reduce la velocidad. También se propone la isleta de protección de peatones en calzadas de varios carriles, donde no da tiempo cruzar, y donde el atropello se suele producir, cuando está un vehículo parado, al paso del peatón y se aproxima otro que no para, adelantando al primero. Con la isleta, se aminora la marcha y el peatón encuentra un refugio seguro.

Salondesol dijo...

¡Mira, llegan las "turboglorietas" a España, recién traídas de Holanda o Alemania!

Nacen de la necesidad de mejorar la capacidad de las glorietas tradicionales aumentando su seguridad vial. La principal novedad de las turboglorietas es que se elimina la preferencia del carril exterior, y todos los carriles pasan a tener utilidad. El propio carril es el que guía al conductor hacia su salida.

Un abrazo.
Helena.

innopolis dijo...

¿crees Helena que pintando una línea se resolvería el problema?
La capacidad de la glorieta depende de su diámetro, que conlleva mayor desarrollo y posibilidad de incorporación.En ciudad, este diámetro está restringido por los edificios. el funcionamiento del simulador de la página que enlazas, toma al vehículo como un punto inteligente, pero sabemos que ni el vehículo es un punto y el conductor es igual de inteligente que cuando no conduce. Queda muy bonito sí, pero la realidad es otra, además de que al ser glorietas de pequeño diámetro cuesta más trazar el recorrido sin salirse del carril, por lo que la congestión aunque en ciertos casos se puede aliviar, no se resolverá. Implica también que antes de llegar te has situado correctamente en el carril, pero si no conoces la ciudad o estás despistado y te colocas en el otro carril ¿qué haces con la línea continua? o no la respetas y se forma el lío, o das vueltas.

rasputín dijo...

innopolis, la verdad es que, hasta hace pocos meses, no había un criterio unificado en cuanto a las características de estos inventos.
Ahora, parece ser que deben cumplirse unos requisitos en cuanto a las medidas de los mismos, básicamente por evitar daños a los vehículos, pues había algunos que parecía que los hubiera puesto el dueño de alguna tienda de recambios de automóvil.
Sigo pensando, no obstante, que sobran señales e inventos como éstos y falta educación vial, pero desde el colegio, impartida como una asignatura más.
Innopolis, la semana que viene echamos un café, si puedes, ¿ok?; así te cuento un poco las señales de tráfico que voy incorporando, poco a poco, al camino de cabras que el Estado de Derecho me proporcionó para ir a trabajar.
Un abrazo.

innopolis dijo...

Hola Rasputín, la regulación se recoge en la Orden FOM/3053/2008, de 23 de septiembre, por la que se aprueba la Instrucción Técnica para la instalación de reductores de velocidad y bandas transversales de alerta en carreteras de la Red de Carreteras del Estado. Se regulan las dimensiones geométricas, y las rampas de transición, además de la obligatoriedad de señalización horizontal y vertical, así como la iluminación obligatoria. De la otra cuestión, como siempre. saludos

Salondesol dijo...

La solución sería la que apuntas, calles más anchas que alberguen glorietas más grandes, pero como solución a calles pequeñas... ¿crees que no he dado dos vueltas alguna vez buscando la salida correcta?.

Un abrazo.
Helena.

innopolis dijo...

Ten en cuenta salondesol que la circulación es un derecho fundamental, y se ejerce muy democráticamente, a todo el mundo prácticamente se le concede el carnet de conducir, así que en el diseño de las vías, se ha de redundar en la señalización, pues no todas las personas disponen de las mismas facultades.

Andrés Ramos dijo...

O hay mas educación vial, entre otras educaciones, o al que no sea educado, se le enseña la multa que tiene que pagar.

Lo que ocurre es que hay veces que circular según te enseñan en la autoescuela y por eso te sacas el carnet, es peligroso para la integridad física.Pues lo normal es circular egoistamente y a toda leche, pues la sociedad en la que vivimos es para los mas "espavilaos".

Mi hija se acaba de sacar el carnet de conducir y la he tenido que enseñar a circular mal por las rotondas. Estaba en peligro su integridad física. Entre otros motivos, por la preferencia de peso.